Historias espeluznantes , terror , halloween

Ocho relatos cortos de terror para disfrutar de un Halloween terrorífico en casa bajo las mantas

Ocho relatos cortos de terror para disfrutar de un Halloween terrorífico en casa bajo las mantas

Ya sea para pedir caramelos o para asustar a los amigos en casa, en Halloween no hay nada como contar historias, y hemos preparado una selección de cuentos oscuros que te pondrán los pelos de punta.

Parte de la diversión consiste en adaptar las historias a medida que las cuentas para que parezca que han sucedido cerca de tu propia casa – o de la casa de algún miembro de tu público

.

1. Cazador de cabezas 

Una familia de cuatro miembros – dos niños pequeños y sus padres – viajaban por la carretera hacia [....] cuando su coche se averió. Los padres salieron a buscar ayuda y dejaron la radio encendida para los niños por si se aburrían. Al anochecer, los padres aún no habían regresado. Sentados en la oscuridad, los niños siguieron escuchando la radio y se alarmaron cuando oyeron que un peligroso asesino andaba suelto y se había escapado de una prisión cercana. El locutor advirtió a los oyentes de que debían extremar las precauciones al hacer sus necesidades.

El tiempo pasaba y los niños esperaban. El silencio fuera del coche era absoluto hasta que, de repente, oyeron golpes en el techo del coche encima de ellos.“Clank, clank, clank.” Los golpes eran cada vez más fuertes y rápidos.“Douff, douff, douff.” Incapaces de soportarlo más, los niños abrieron las puertas del coche y huyeron aterrorizados.

Sólo el mayor se atrevió a girarse para ver la fuente de su miedo. Encima del coche había un hombre corpulento, que hacía rebotar dos objetos en la parte superior del vehículo: las cabezas de los padres de los niños’ 

.

2. El loco debajo de la cama 

Esta es la historia de una niña de [....], llamada Sara. De niña, Sara tenía miedo a la oscuridad y se compró un perro para que le hiciera compañía. Posteriormente, dormía tranquila sabiendo que el perro estaba debajo de su cama; si tenía miedo, sólo tenía que alargar la mano y su perro empezaba a lamerla hasta que se quedaba dormida.

Sara.

Así pasaron los años y Sara creció y el perro envejeció. Una noche, en la radio, oyó que se creía que un peligroso asesino estaba en las cercanías de [....]. Con su perro al lado, Sara no tuvo miedo: se metió en la cama, estiró la mano y el perro, como era su costumbre, empezó a lamerla.

Durmió profundamente y, cuando se despertó, se sorprendió de que el perro siguiera lamiendo. Miró debajo de la cama y gritó. El perro estaba muerto y la lengua que la lamía incansablemente pertenecía a un hombre.

3. El desafío del cementerio 

Varias adolescentes se fueron a dormir a casa de unas amigas, aprovechando que los padres no estaban. Cuando apagaron las luces, empezaron a hablar de un anciano que acababa de ser enterrado en un cementerio cercano. Se dijo que había sido enterrado vivo y que se le oía arañar el ataúd, intentando salir.

La gente se quedó dormida en casa de unos amigos, aprovechando que los padres no estaban.

Una de las chicas se burló de la idea, así que las otras la retaron a ir a visitar la tumba allí mismo. Como prueba de que realmente había ido, debía clavar una estaca de madera en la tierra de la tumba. La chica se marchó y sus amigas se quedaron esperando a que volviera.

Pero las horas pasaban y su amiga no aparecía. Permanecieron despiertos, cada vez más aterrorizados. Llegó la mañana y la niña seguía sin aparecer. Así que, cuando los padres volvieron, bajaron todos al cementerio. Allí encontraron a la niña tendida sobre la tumba. Muerta. Cuando se había agachado para clavar la estaca en la tierra, se había enganchado el dobladillo de la falda. Luchando por levantarse, pensó que el hombre enterrado la había agarrado. Se concluyó que había muerto de miedo.

4. “¿Has subido a ver a los niños?” 

A una adolescente le pidieron que hiciera de canguro para una familia que vivía en una casa enorme y lujosa. Era su primera noche de trabajo y, tras acostar a los niños en el piso de arriba, se sentó frente al televisor. Nada más acomodarse, sonó el teléfono. Era un hombre. Jadeando y riendo amenazadoramente, preguntó: "¿Has subido a ver a los niños?

La niñera colgó, convencida de que sus amigos le estaban gastando una broma, pero el hombre volvió a llamar y le preguntó de nuevo: "¿Ha ido a ver a los niños?" De nuevo colgó, asustada, pero el hombre llamó una tercera vez. Esta vez dijo: "Ya me he ocupado de los niños, ahora voy a por ti".

A estas alturas, la niñera estaba realmente aterrorizada. Llamó a la policía y denunció las llamadas. La policía le dijo que intentara distraer al hombre la próxima vez que llamara para que tuvieran tiempo de rastrear la llamada.

Como era de esperar, el hombre volvió a llamar. La niñera le suplicó que la dejara en paz, lo que le mantuvo al teléfono más tiempo. Al final colgó. Inmediatamente, el teléfono volvió a sonar. Esta vez, era la policía: “¡Salga rápido de casa! Las llamadas vienen del piso de arriba!